Rehabilitación Pélvica

La rehabilitación pélvica es un tipo de terapia que puede ayudar mucho a las mamás después del nacimiento del bebé. El embarazo y el parto pueden dañar los músculos y el tejido conectivo del suelo pélvico, ocasionando todo tipo de síntomas incómodos para las mujeres después de dar a luz.

El suelo pélvico se encuentra entre el hueso púbico y el coxis, y da soporte a tu vejiga, intestinos y útero. Los músculos del suelo pélvico te permiten mantener la orina y las heces dentro, y soltarlos cuando necesites hacerlo. También te ayudan a contraer y relajar la vagina durante el sexo. Cuando los músculos del suelo pélvico están tensos o débiles, pueden causar síntomas molestos e incluso dolor. Una fisioterapeuta especializada en suelo pélvico puede evaluar esos músculos y determinar si están contribuyendo a tus síntomas.

¿Cómo es la terapia de rehabilitación pélvica?

La terapia de rehabilitación pélvica emplea varias técnicas que se concentran en los músculos y el tejido conectivo de tu suelo pélvico y abdomen. Todos los músculos de ese área interactúan para ayudarte a mantener fuertes los músculos de tu región pélvica y abdominal, y evitar la incontinencia.

Durante el embarazo se pierde mucho tono en los músculos abdominales. Casi dos tercios de los mismos acaban en lo que se conoce como diástasis de rectos, una separación de los músculos de la parte central del abdomen. Esto puede contribuir al dolor en la parte baja de la espalda, estreñimiento y pérdida de orina, así como a esa obstinada panza postparto que puede durar meses o hasta años. La diástasis de rectos no se puede solucionar con ejercicios abdominales; de hecho, esos ejercicios pueden empeorar el problema.

En este caso podemos emplear Láser CO2 Femilift e HIFU Vaginal y Corporal ayudando al tensado de las diferentes áreas.