Incontinencia Urinaria

La incontinencia supone un cambio muy grande en el aspecto psicológico y social de muchas mujeres que ven cómo tienen que modificar su conducta, sus hábitos y su estilo de vida para adaptarse a las dificultades que conlleva esta patología. Está asociado en la mayoría de los casos a la mujer porque las causas principales de la incontinencia urinaria son el embarazo, el parto y la menopausia y hasta ahora era algo muy difícil de solucionar y de tratar. La mayoría de las mujeres tenían que conformarse con “tapar” la incontinencia e intentar buscar una solución mediante los fármacos o una cirugía bastante compleja y que no siempre daba resultados.


El tratamiento mediante láser ginecológico es la solución más efectiva en los casos de incontinencia moderada. Es un procedimiento muy sencillo. Tanto que es ambulatorio. Ese mismo día te puedes ir a casa y no necesitas incapacidad. Se realiza sin anestesia porque no produce dolor, sólo una pequeña sensación de calor, y no tiene un postoperatorio complicado. Simplemente se recomienda no realizar actividad sexual en unos días y no llevar ropa ajustada.

 

¿Qué ventajas tiene el Láser CO2 de Femilift?

No existen efectos secundarios y se soluciona en pocas sesiones (3 en total con intervalos entre cada una de 4 a 6 semanas) al no ser invasiva no tiene riesgos quirúrgicos.


¿En qué consiste y cómo se realiza este tratamiento?

Esta novedosa tecnología permite aplicar energía (calor) en el interior de la vagina, sobre la mucosa y la submucosa. Esta energía (calor) sobre el colágeno hace que las fibras se acorten y, como consecuencia, el tejido se retrae. Así favorecemos la formación de nuevo colágeno y aumentamos el grosor de la pared vaginal. Se introduce un dispositivo similar al espéculo que se utiliza en las revisiones ginecológicas. A continuación se desliza un cilindro de pequeño diámetro donde viajará el láser para reflejarse el haz de luz del mismo. Este haz de láser lo haremos impactar en la mucosa vaginal, en toda su longitud según las alteraciones del suelo pélvico a tratar. Es una técnica no invasiva que se realiza íntegramente en consulta, indolora y volviendo a la actividad diaria de manera inmediata. El proceso de aplicación intravaginal del láser no se prolonga más de 20 minutos.